Especial Olimpiadas-Atenas 2004 Noticias Resultados Calendario Deportes Historia Atenas
 El equipo español de persecución en pista luchará por el bronce
 

Los regatistas Iker Martínez y Xavier Fernández son segundos en 49er

España luchará por la medalla de bronce de persecución por equipos tras haberse clasificado hoy en una jornada de ciclismo en pista en la que la neozelandesa Sarah Ulmer ganó, con récord mundial, la persecución femenina, en la que la holandesa Leontien van Moorsel hizo bronce y anunció su retirada.

El equipo español, integrado por Sergi Escobar, Carlos Castaño, Asier Maeztu y Carles Torrent, doblegó a Ucrania en la primera ronda, en la que batió el récord de España, tras cubrir los 4.000 metros en cuatro minutos, dos segundos y 374 milésimas.

La anterior plusmarca, de 4:03.751, databa del pasado mes de mayo, en el mundial de Melburne (Australia), donde España ganó un bronce que podría ratificar mañana en unos Juegos si derrota a Alemania, cuyos tiempos superó con claridad en ambas rondas -en segundo y medio en la de acceso a la lucha por las medallas-.

De conseguirlo, sería la primera medalla por equipos en una cita olímpica del ciclismo español, que en esta especialidad ha evidenciado un progreso inmenso en los últimos años, auspiciado por el pundonor de los ciclistas, pero también en última instancia por la gran labor del seleccionador, Jaume Mas. En Sydney 2000, España fue última en esta prueba. Desde entonces, la marca se ha mejorado en ocho segundos y mañana Escobar, Maeztu, Torrent y Castaño lucharán por una medalla a la que no tendrá acceso en velocidad el madrileño José Antonio Villanueva.

Villanueva fue octavo en la calificación y derrotó al malayo Josiah Gane en los dieciseisavos, pero cayó en octavos con el francés Laurent Gane y tuvo que jugarse la repesca con el holandés Teun Mulder y el barbadiense Barry Forde. En esa ronda controló en exceso al holandés y al final, el que pasó a cuartos fue, de manera sorprendente, el ciclista de Barbados.

La final de persecución la disputarán británicos y australianos, con estos últimos como favoritos. Graeme Brown, Brett Lancaster, Brad McGee y Luke Roberts 'volaron' hoy en el velódromo de Santiago Calatrava, en el que Australia derrotó a Lituania con un nuevo récord del mundo, al cubrir los cuatro kilómetros en tres minutos, 56 segundos y 342 milésimas, bajando en casi un segundo su propia plusmarca, lograda en Stuttgart (Alemania) en 2003.

No fue éste el único récord mundial que se batió en el caluroso recinto de la capital griega: la neozelandesa Sarah Ulmer, que ya lo había 'pulverizado' ayer, mejorándolo en más de tres segundos instantes después de que lo hubiese batido la australiana Katie Mactier; se adjudicó la final de persecución femenina con nueva plusmarca mundial.

Ulmer, que ayer sábado había dejado el récord mundial en 3:26.400 cubrió hoy -nuevamente de forma espectacular- los 4.000 metros en un crono de tres minutos, 24 segundos y 537 milésimas. Nacida en Auckland hace 28 años, Ulmer, que había sido tercera en los mundiales de Melbourne, le 'endosó' más de tres segundos en la final a Mactier y se colgó al pecho un merecido oro, experimentando una sensación que no supo describir, aunque afirmó estar muy contenta: como para no estarlo.

Satisfecha, y muy orgullosa de toda su trayectoria deportiva, salió del velódromo la holandesa Leontien Zijlaard-Van Moorsel, que anunció su retirada después de ganar el bronce en esa prueba. Van Moorsel, de 34 años, derrotó en la ronda por el tercer y cuarto puesto a la australiana Katherine Bates, victoria con la que se hizo acreedora a la medalla de bronce.

El pasado miércoles había ganado con enorme autoridad la contrarreloj en carretera, sólo tres días después de haber sido ingresada en un hospital para ser tratada de las heridas que se produjo al caerse en la prueba olímpica de ruta, disputada por el centro de la capital griega.

En los Juegos de Sydney, hace cuatro años, Van Moorsel -que había debutado en una cita olímpica en Barcelona'92-, ganó los dos oros de carretera, en ruta y contrarreloj; después de haber sido campeona olímpica de persecución y medallista de plata de puntuación en la pruebas de pista.

Ganadora de dos ediciones del Tour de Francia y en posesión del récord mundial de la hora, que batió el año pasado en México, Van Moorsel salió por la puerta grande: Atenas despidió a una campeona grandiosa.

Martínez y Fernández, segundos en vela

Los ucranianos Rodion Luka y George Leonchuk han pasado a dominar la clasificación general tras la disputa de la décima y undécima prueba en 49er. Un quinto y un tercero les ha servido para deshacer el empate que mantenían con los españoles Iker Martínez y Xavier Fernández. La tripulación española comenzó bien, con un primero, pero en la segunda manga bajaron su rendimiento y fueron novenos, lo que les deja segundos.

Por su parte, la noruega Siren Sundby y el brasileño Robert Scheidt subieron al olimpo del oro al ganar en las clases Europe y Laser, respectivamente, en la competición de vela de los Juegos Olímpicos de Atenas.

Sundby ha dominado el Europe con una superioridad casi insultante y a la que tan solo una descalificación sufrida en la tercera manga le ha impedido proclamarse campeona antes de final. La regata de hoy ha sido un mero trámite para la noruega, que tras los dos primeros puestos logrados en la jornada del viernes hoy se ha conformado con un duodécimo lugar antes de darse el tradicional baño en las aguas atenienses.

La plata ha sido para la checa Lenka Smidova, mientras que la danesa Signe Livbejerg se subió al tercer puesto del podio de campeones. La española Neus Garriga ha finalizado su actuación en el decimotercer puesto tras hacer un séptimo que le ayudó a subir tres lugares en la clasificación general final. Si Sundby ha dominado en Europe, el brasileño Robert Scheidt lo ha hecho en Laser. También cumplió con el trámite de competir en la última prueba y como la noruega lo ha hecho con la tranquilidad que da saberse campeón.

El austríaco Andreas Geritzer, único que ha tratado de presentarle batalla hasta el final, ha sido plata, mientras que el bronce se ha ido al cuello del esloveno Vasilij Zbogar. Luis Martínez Doreste ha finalizado en el décimo puesto tras fracasar en su intento por alcanzar el diploma olímpico. Este domingo no fue su día y lo ha demostrado con el puesto trigésimo sexto con el que ha terminado.

La clase Star es dominada, tras la segunda jornada de competición por los brasileños Torben Grael y Marcelo Ferreira. Sus dos primeros puestos, además de abrir brecha entre ellos y sus rivales en la clasificación, ha sido una demostración de fuerza y de que van a por el oro. Los suecos Fredrik Loof y Anders Ekstrom, actuales campeones del mundo, han abandonado la lucha por las medallas antes de tiempo. Son últimos tras una jornada para olvidar.

Los españoles Roberto Bermúndez y Pablo Arrarte son quintos gracias a una tremenda regularidad. Solo cinco puntos les separa de los puestos de medalla.
En Tornado el dominio es para los estadounidenses John Lovell y Charlie Ogeltree, tras conseguir hoy un primero y un sexto. Se encuentran muy fuertes y en estos días de poco viento han estado a gran nivel. Habrá que ver como lo hacen cuando el viento suba, como pronostican los partes meteorológicos.

Los españoles Fernando Echevarri y Antón Paz han caído hasta el décimo lugar tras una mala jornada. Un decimotercero y un decimoséptimo están lejos de sus aspiraciones. La llegada del Meltemi es su gran esperanza.



 
 
Oro en 1.500 y 5.000
El marroquí El Guerrouj se coronó al ganar en 1.500 y 5.000 metros
Cal, oro y plata en piragüismo
David Cal, con un oro y una plata, es el español más laureado de los juegos
Aros olimpicos. Olimpiadas-Atenas 2004 Olimpiadas - Atenas 2004 © Vocento 2004